ESTABILIDAD - CONTROL DE MOVIMIENTO

El concepto "estabilidad" en deporte comúnmente está asociado con la habilidad de controlar toda la zona que encontramos justo debajo del ombligo, conocida en inglés y popularizada en el mundo del deporte como "CORE". 

¿Pero es la estabilidad tan importante cuando nos movemos? En realidad la buena movilidad se caracteriza por las variantes que nuestras articulaciones pueden realizar. Un individuo con buena movilidad no tiene necesariamente buena estabilidad. La movilidad tiene un sin fin de variantes, sin embargo, todos los movimientos no son útiles o seguros, por lo tanto debemos agregar a estas variantes un componente más para asegurarnos de no sufrir lesiones. 

De la perspectiva funcional, la estabilidad permite realizar movimientos seguros. En el momento de generar un movimiento la musculatura se contrae para mover las articulaciones y es entonces cuando la estabilidad entra en juego. La estabilidad garantiza que la dirección de las fuerzas realizadas por la musculatura cumplan su misión y produzcan movimientos involuntarios. 

La estabilidad es un requisito para generar movimientos exactos. Creando estabilidad alrededor del punto de movimiento (articulaciones) el sistema nervioso tiene menos trabajo o variantes de movimiento a producir. La creación de estabilidad no es un trabajo fácil, es algo muy complejo. La estabilidad se crea a partir de cadenas musculares. Una compleja tarea de colaboración y sincronización.

La estabilidad tiene que ser adaptiva a la demanda del movimiento a producir.  No hay que confundir estabilidad con rigidez, puesto que esta última previene los movimientos. 

 

ESTABILIDAD - LO QUE TODOS NECESITAMOS, EN LA VIDA Y EN EL DEPORTE