FLEXIBILIDAD Y MOVILIDAD. PUNTO DE PARTIDA

Buenos movimientos (movimientos en generar, sin un fin necesariamente deportivo)  requieren  un mínimo de "rango de movimiento". El rango de movimiento, según los expertos, se puede dividir en dos cualidades o "funciones". Por un lado, tenemos la habilidad de las articulaciones (flexibilidad) de moverse de un punto (A) a otro punto (B), y la movilidad, que vendría a ser la funcionalidad que se obtiene al mover las articulaciones.

Muchos corredores piensan que el mayor componente en carrera es la fuerza, restando importancia la flexibilidad y movilidad. Sin embargo, se olvidan que para crear fuerza se necesita de estos dos componentes. Un buen ejemplo de calidad de movimiento (conjugados con flexibilidad y movilidad) expresado al máximo en este ejemplo a continuación.

Para lograr que estos movimientos complejos aparenten ligeros, es indispensable que la musculatura pueda contraerse y relajarse sin restricciones,  con el máximo rango de movimiento. Estos movimientos van acompañados de una eficiencia muscular enorme, permitiendo asimismo la repetición de estos infinitamente,  sin riesgos de lesiones.

Otro componente importante es la relajación muscular, muy ligada a la flexibilidad y movilidad. Una articulación que sufre duras restricciones, al igual que una musculatura rigida, (leer sobre agonista y antagonista) impide la libertad de movimiento, involucrando innecesariamente a otras zonas musculares que no cumplen ninguna función en el movimiento a realizar. La ligereza y fluidez de grandes atletas está muy ligada a esta naturaleza.

Para lograr una fluidez un carrera, es casi una obligación trabajar con estos dos componentes. Unas rutinas complementarias a los entrenamientos de técnica, son muy recomendables y casi una obligación si uno pretende lograr realizar una técnica impoluta, sin verse limitado por la carencia de flexibilidad y movilidad.